@2017 by Anthony Odgers.

Esta es una de mis fotos que contiene más historia detrás de la imagen que otras que haya realizado, el cuento es el siguiente:

El año 2016 nos visitó Marillion y realizó 3 presentaciones. El primer día estuvo en el Teatro Municipal de Valparaiso, y tal como en otras oportunidades entré con mi cámara y desde mi puesto (primera fila por esta vez) hice varias fotos, hasta que en la segunda canción me fui al pie del escenario y no salí de ahí hasta terminar el Concierto... por su puesto que todo el tiempo haciendo fotos.

A los 2 días después tocaban por segunda vez, pero ahora, en el Teatro Caupolicán. Logro entrar nuevamente mi cámara y un montón de lentes (fui muy preparado, porque el show anterior había sido muy espectacular). Esta vez estaba en la quinta fila, en la parte central, y desde ahí podía hacer buenas fotos, pero yo quería recorrer el  Caupolicán. Es por ello que esperé hasta que iniciara el tercer tema para ir a otra posición a hacer fotos - por supuesto que no tenía credencial para hacerlo - pero mi objetivo era llevarme hermosas fotos de esa noche.

Pues bien, me levanté de mi asiento y me fui a un costado (cosa de no interrumpir al público), coloco en mi cámara mi lente y cuando voy a disparar aparece inmediatamente un guardia, el que me pide mi credencial, le indico que no lo tengo, y que mis fotos son sólo de aficionado. El muy en su investidura me invita a conversar con la encargada de prensa por parte de la Productora, la que me dice que no puedo tomar fotos porque la banda lo había solicitado contractualmente. Me dice que debo entregar mi equipo de lo contrario me tengo que retirar. Le indico que no le puedo pasar mi equipo fotográfico porque era muy costoso todo lo que andaba trayendo. Le pido que deje quedármelo y que no iba hacer más fotos...

Esa fue mi primera oportunidad... Me voy a otro lugar para ver el espectáculo desde otro punto de vista, y me encuentro con un amigo también fan de Marillion y fotógrafo, pero él estaba disfrutando del show y de vez en cuando tiraba una foto. Pasa un instante y me picaron las manos por hacer una foto... Disparo y en eso llega nuevamente el guardia... Sí! el mismo, y me convida a salir nuevamente (se me venía mi segunda oportunidad). Me lleva nuevamente donde la productora y me piden que me retire, a lo cual les digo que ya no ocurriría más y que me volvería a mi puesto. A esa altura del show me había perdido gran parte del espectáculo y lo que era peor para mí... me estaba perdiendo muchas fotos.

Logro que me dejen permanecer el show con la condición de no hacer más fotos (esa fue mi segunda oportunidad). Me siento a un costado del escenario, al lado de la Radio Futuro que estaba transmitiendo el show, y espero a que alguien se levante de su silla para ir a sentarme a mi puesto. Pasa eso y me voy a mi puesto. Me encuentro con mi hermano y le cuento lo que me había sucedido. Desde mi puesto decido hacer algunas fotos, todas muy escondido... me sentía angustiado por no poder estar haciendo fotos. Estaba nervioso, transpiraba, estaba incomodo... De pronto comienzo a buscar uno de mis lentes, y no lo podía encontrar, ahora si que estaba muy nervioso... me preguntaba dónde lo había dejado. Había dado muchas vueltas arrancando del guardia, por lo que no encontraba la explicación del lugar en que lo pude haber dejado. Seguía buscando, me alumbraba con el celular por si se me había caído en el piso, debajo de mi silla, pero nada!. En eso miro hacia el sector de la Radio Futuro y recordé que me había sentado al lado de ellos, cuando de pronto veo un brillo, y sí era mi lente!!!. Decido ir a buscarlo inmediatamente, voy con tan sólo la cámara, sin ningún lente puesto en ella... Y apenas cuando me levanté de mi asiento se va contra mi el mismo maldito guardia, le muestro mi cámara y le explico que voy a buscar el lente que había perdido.

Llego al costado del escenario, encuentro el lente, y es cuando regresa el alma a mi cuerpo... apenas coloco el lente en la cámara, Hogarth se va al sector en el que yo estaba, y se para en el borde del escenario a saludar a su público. En eso se van muchos fans a estar cerca de él, y yo comienzo a disparar... Y sentí que era mi minuto, que no podía fallar, que no tendría otra oportunidad. Por lo que muy seguro de mi hice unas cuantas fotos, y como estaba con un teleobjetivo mi ángulo de visión era muy pequeño, por lo que decido en unas milésimas de segundos hacer unas fotos de detalles de la situación, ya que tenía a todos muy cerca.

Estoy en eso, cuando aparece la productora junto con una colega de ella, y me dicen "y no te dijimos que ya no podías hacer más fotos!!!... Perdiste todas tus oportunidades (no sabían que me había gastado mi mejor oportunidad y que no la había desaprovechado)... ya no queda más que te retires del Caupolicán... te tienes que ir!...."

 

Yo tuve un presentimiento que "había hecho la foto", y que ya no importaba, por lo que les respondo "Ok! me voy"... obviamente no me iba a ir... me fui de ese lugar y me fui a otro ha hacer más fotos, y cuando apenas estoy comenzando a disparar me ven, y me salen a buscar, yo alcancé a darme cuenta y me voy a mi puesto que estaba al otro extremo. Logro sentarme en mi lugar, guardo mi equipo, y me hago el tonto... saco mi celular y muy escondido comienzo a hacer fotos con el teléfono. Me quede así hasta que terminó el show. Traté de disfrutar el espectáculo, pero me era difícil, no estaba cómodo, pero eso era mucho mejor a que me hubiesen echado del Concierto.

 

Al llegar al departamento de mi hermano, reviso las fotos y lo primero que veo es "touch", "la foto de la noche", la foto de muchas noches. Era una foto de las que no se dan a menudo.... Sentía que era una gran foto por el mensaje, no por la calidad de la técnica, estaba algo desenfocada, pero fue por mi nerviosismo y estrés (no por no saber cual era la configuración más adecuada en cosa de mínimos segundos para hacer bien la foto).

Lo mágico de esta foto es lo que representa, aunque habla por sí sola, dice lo que cuesta para un fan estar cerca de su estrella favorita, y que el sólo hecho de tocar sus dedos se transforma en magia, de ahí su nombre "touch", el sólo roce, toque o contacto es el éxtasis máximo. Es algo que sólo algunos experimentan, pero al transformarse en fotografía representa a todos los FANS y no sólo a las manos que están retratadas.

 

Algunos dicen que es una de mis mejores fotos, pero para mí es especial no sólo por lo que transmite, si no que también por toda la historia que hay detrás de la foto...

 

 

 

Esa es la historia de la primera Fotos con Historia!... y tú tienes una historia que contar?

Si gustas, deja tu comentario de la primera de mis

"Fotos con Historia".

Un abrazo!